El Poder de la Imagen

Agencia La Oreja Que Piensa. Desde San Marcos Sierras.
En este sitio sagrado de  las comunidades Comechingones y Sanavirona, da comienzo el rito  por un grupo de jóvenes que cantan y ofrecen su alimento al rio San Marcos.
Observamos la ceremonia, bajo la sombra de algarrobos y piedras que juegan con el agua  que desciende de la sierra con  fuerza. Allí, al lado de los morteros ancestrales  la presencia de este pueblo y su espiritualidad  da testimonio de vida.

Agencia La Oreja Que Piensa. Por Carol Calcagno  (*)

Existen mundos paralelos. Y en esos espacios miles son los seres humanos que hacen y terminan sus logros. Y vuelven a empezar con el mismo entusiasmo que al comienzo. Y con la obra en mano salen a la calle guiados por la virtud.  Esa virtud convertida en fuerza que en varias situaciones los mantienen erguidos.

Agencia la Oreja Que Piensa. Por Alberto Borda.
Adolfo Pérez Esquivel es un grande. Además de ser artista plástico y docente, es autor de varios libros. Fundador de la revista  del Servicio Paz y justicia (SERPAJ) en la década de 1970 y actual Presidente de la fundación que lleva el mismo nombre.
 
Agencia La Oreja Que Piensa. Por Matías Jovet (*)
Rubén tiene 34 años y desde muy joven realiza tareas de jardinería, albañilería y actividades comúnmente denominadas  “changas”. En algunos momento de su vida tuvo trabajos formales en “blanco”, de los cuales  solo obtuvo malas experiencias al ser estafado.
Vive junto a su madre y su hermana en San Miguel, Buenos Aires, Argentina.
Elige la changa como medio de vida para sustentarse.
 

Agencia La Oreja Que Piensa. Por  Carol Calcagno.(*)

Desde el 2001 pasaron varios años, sin embargo, Buenos Aires todavía nos muestra escenas similares. Las calles siguen siendo los espacios de reclamo, lucha, pero sobre todo dignidad.  Una dignidad que pide saltar y correr y festejar de la misma manera que un niño, cuando sale de la escuela. Solo eso se necesita. Nada más. Pero a pesar de tanto, diciembre vuelve a concluir desenfrenado.

Bajo el sol, diferentes voces colectivas y perseverantes no dejan de expresar. Incansablemente.