UNA PLATAFORMA PARA ENFRENTAR LAS HEGEMONÍAS MEDIÁTICAS DE ESTOS TIEMPOS

Lidia Fagale, Secretaria General de la UTPBA, acaba de ser elegida como presidenta Pro Tempore de la “Plataforma de Cooperación de Periodistas de la Franja y la Ruta”, (BRJN) por su sigla en inglés.
Cubaperiodistas se acercó a la destacada profesional argentina, quien ofrece sus consideraciones acerca de tan trascendental suceso.
 
– ¿Qué representa la “Plataforma de Cooperación de Periodistas de la Franja y la Ruta” para las aspiraciones y luchas de los colegas de todo el mundo? ¿Cuáles son sus principios rectores?
 
-La Plataforma de Cooperación de Periodistas de la Franja y la Ruta, cuya denominación en inglés es Belt and Road Journalists Network (BRJN), es como lo define su propio estatuto “una plataforma de cooperación e intercambio, establecida conjuntamente por la Asociación Nacional de Periodistas de China y por las organizaciones de periodistas de los países y regiones que construyen conjuntamente la Franja y la Ruta.
 
“Es también una propuesta que se inscribe en la gran política desplegada por  China en un escenario global que adecúa al Siglo XXI la vieja ruta de la seda iniciada por Marco Polo y que no sólo produjo un prolífero intercambio comercial, también permitió el conocimiento de otras culturas. Esta política de Estado, iniciada por el Presidente XI Jinping en 2013, es impulsada y repito sus palabras “para promover senderos de entendimiento que se contraponen a la ansiada unipolaridad de las grandes potencias económicas”. En términos generales, la Plataforma Internacional de Periodistas formula propuestas de cooperación interregionales y universales, con el objetivo de enfrentar  las hegemonías mediáticas de estos tiempos, que reproducen paradigmas del hegemonismo occidental tanto en el plano comercial, militar, tecnológico y cultural mediático, al contar con variados dispositivos que no deja afuera la denominada industria del entretenimiento en su versión global.
 
“A nuestro entender- y estos conceptos fueron compartidos por la UTPBA ante un Foro integrado por más de 50 organizaciones de los distintos continentes que integran la plataforma- nuestro rol como organización internacional de periodistas no sólo deberá estar al servicio de una mejor profesión, como lo hemos sostenido históricamente, estamos llamados a profundizar la lucha por una sociedad más justa.
 
“Es en el ámbito de la comunicación y la cultura donde sabemos que se libra una de las principales batallas de estos tiempos. El conocimiento, la construcción de conciencia, sumada a la supremacía tecnológica constituyen una parte esencial de un sistema de dominación a escala planetaria. Y estos aspectos son tenidos en cuenta a la hora de pensarse como parte integrante de una organización de periodistas, de la que también junto a la FELAP, Federación Latinoamericana de Periodistas, somos miembros fundadores.
 
“Hay que destacar que dentro de sus principios rectores, los periodistas y los comunicadores sociales estamos convocados a la cooperación, al intercambio, a un compromiso con la paz, a propender al beneficio mutuo entre nuestras organizaciones. Estos son algunos de los conceptos que la UTPBA planteó en su discurso tras haber sido elegida en una primera instancia para integrar el presídium junto a la Asociación Nacional de Periodistas de Toda China, la Unión de Periodistas de Rusia, la Unión de Periodistas de Kazajistán, la Asociación de Periodistas de Indonesia y la Unión de Periodistas de Nigeria y la vez designada en la Presidencia Pro Tempore que inaugura los primeros pasos de esta plataforma.
 
“Pero quiero retomar tu pregunta y señalar que entre los principios rectores que deben orientar nuestra labor cotidiana, como periodistas y comunicadores, está la de propender a la paz, que deberá imponerse a las concepciones guerreristas. Es necesario, prioritario fortalecer desde nuestro campo, los llamamientos a la integración, a la solidaridad,  por encima de los que estimulan insistentemente y casi en forma permanente, el hostigamiento a países, regiones, abusan de su poder y constantemente violan el derecho de los pueblos a auto-determinarse. En esa línea fue la intervención de la UTPBA y, en coincidencia con los valores y principios de la propuesta, trazados en su Estatuto y reglamento”.
 
-Este conglomerado de sindicatos, colegios y asociaciones de más de 50 países no tiene antecedentes recientes a nivel global, luego de la extinción de la OIP y la sola existencia de la FIP. ¿Qué la diferenciará de esta última? ¿Hasta dónde abarcará? ¿Dará cabida a profesionales sin afiliación? ¿Cuáles serían sus primeras acciones prácticas?
 
-Sí, este conglomerado de organizaciones no registra antecedentes inmediatos a nivel global. Es una iniciativa que también responde a una nueva cartografía del mundo, a una forma distinta de entender geopolíticamente el escenario mundial, el papel y los alcances de un ámbito estratégico, como el de la comunicación, el estado de la percepción de la realidad por parte de la población mundial y las reflexiones que nos caben a los periodistas y los comunicadores. Y esta plataforma de alcance global, tendrá que entenderse con este nuevo mundo, donde, como también sostenemos, la noción de tiempo y espacio ha cambiado, lo que modificó sustancialmente, entre otros factores,  no menos importantes, la percepción de la realidad de los seres humanos. Y esto trae aparejado el poco espacio para el pensamiento crítico, se ha perdido la capacidad de discernir.
 
“Esto es un dato duro de la realidad que nos obliga no sólo desde la corporación periodística o comunicacional a pensar bajo otros paradigmas la construcción de ideas, su formato, su alcance para que incidan a la hora de colaborar en la transformación de realidades injustas. Aunque parezca paradójico, muchas veces esas ideas son negadas o rechazadas por amplias capas de la población mundial que son castigadas por las mismas ideas que defienden. Creo que todas las organizaciones que integran la plataforma no sólo deberán hacer un esfuerzo mayor para trasmitir otras culturas, tan legítimas, tan interesantes como desconocidas o deliberamente olvidadas o tergiversadas, es el caso por ejemplo, de la lectura que se hace de China desde la prensa occidental. América Latina y el Caribe tienen mucha experiencia en estos falsos espejos culturales-políticos que suelen dinamizarse cuando los pueblos luchan por elegir su destino, por auto-determinarse.
 
El conocimiento de lo real encuentra su límite cuando amplias capas de la población mundial metaboliza como verdadero aquello que es una mentira. No creo que los periodistas solos podamos enfrentar esto. Se trata de construir un tejido coordinado mucho más amplio, donde la formación y el conocimiento sean un objetivo estratégico a lograr. Y aunque no es un tema sólo para periodistas, creo, estoy segura que podemos aportar allanando el camino a la construcción de otras verdades.
 
Pero primero, tenemos que ver el desafío al que nos enfrentamos, su magnitud y también provocar cambios en la forma en que nos autopercibimos. No podemos seguir hablando de un periodismo que nació bajo los paradigmas de una sociedad que ya murió, pero donde la desigualdad y la espiral de violencia se profundizan. De alguna manera estoy contestando en que se debería, a mi entender, diferenciar esta plataforma de periodistas respecto a otras organizaciones sean internacionales o nacionales, locales.
 
Por ejemplo, la construcción del concepto de libertad desde la práctica de la prensa ha sido y es parte de la lucha asociada a la transformación de las sociedades, desde distintas matrices ideológicas.  Por ejemplo,  el uso político e ideológico de la idea de libertad de prensa como herramienta para defender intereses económicos o políticos ha sido una característica esencial en el marco del desarrollo del capitalismo y también de quienes lo rechazan. Y aún más, el haber devenido la comunicación en un campo estratégico, como patrón clave de acumulación de capital económico y simbólico (ideológico)  sitúa el debate muy lejos de discusiones apenas semánticas o exclusivas del campo  periodístico. Por ello, sería de esperar que las organizaciones tradicionales de periodistas, en tanto, agrupan, trabajadores, pongan en clave de lucha de clases la construcción del concepto “libertad de prensa”. Como también, abandonen la idea de un “abusivo profesionalismo” que desconoce como en el último siglo se han ensanchado las prácticas periodísticas hacia otros ámbitos, físicos, digitales y geográficos de la comunicación. Del mismo modo en que muchas veces se cree que existe un solo modelo de democracia, como si fuera universal, se cree que existe un único modelo de periodismo, impoluto y sin cambios. No se trata de un problema “técnico o de habilidades profesionales”, de “encuadramientos” bajo viejas definiciones, donde el “patrón” (en este caso el medio en el que trabajamos) nos da o nos quita nuestra condición de trabajadores. Con esto también te respondo en qué se diferencia esta nueva iniciativa de otras organizaciones internacionales, como por ejemplo, vos mencionaste a la FIP.
 
“Esta nueva plataforma de periodistas impulsada por el Estado Chino, no nace ni de los escombros de la OIP, tras la caída del Muro de Berlín, ni tiene que ver con el perfil político-ideológico que con algunos cambios actuales, sustenta la FIP, donde todavía participa de criterios sesgados, muchas veces típicos de la guerra fría, liberales que la orientan a posicionarse públicamente en varios países planteando la falta de libertad de expresión como lo hace en Cuba o Venezuela (donde su regional, se sumó al intento de golpe de Estado contra Chávez en el 2002).
 
“Esta plataforma de cooperación entre organizaciones internacionales de Periodistas respeta, como lo hace China, la autodeterminación de los pueblos, un principio que compartimos muchas organizaciones de la región latinoamericana, un principio irrenunciable de la FELAP y la UTPBA
 
“Esta plataforma supera la idea de pretender imponer un criterio por sobre otro. Tiene por objetivo luchar contra la ignorancia que existe respecto a otras culturas, a otras construcciones políticas. Propone un intercambio en todos los niveles, sin guerrerismos, sin hegemonismos. Y en el marco de esos intercambios,  reducir la cuota de ignorancia que existe en occidente, por ejemplo, respecto a la cultura China y de otras latitudes de este mundo, por fuera de occidente, es una tarea clave. ¿Qué sabemos de Nigeria? ¿Y de Siri Lanka? ¿Y de Kazajistán?¿De Puerto Rico? Sólo sabemos de ellos bajo el tamiz de la prensa occidental, cuando alguien los menciona. Es decir, no sabemos nada”.
 
-Que la UTPBA haya sido elegida en su persona para ser la primera organización que preside pro tempore a La Plataforma es honor y compromiso, ganado a lo largo de décadas de labor no sólo en su Argentina de origen, sino de Latinoamérica en su conjunto, por sus aportes a la vida y obra de la FELAP. ¿Cómo se reflejará este nuevo paso integracionista global del gremio en las visiones que defiende a nivel regional?
 
-Hay que resaltar que la FELAP, es miembro fundador de la Plataforma de Periodistas impulsada ahora por China. Y hay puentes de conexión esenciales entre los principios que históricamente sustentó y sustenta la FELAP, desde que se creó en 1976, y que hoy se invocan en la Plataforma a los que ya me he referido. Pero además, la FELAP tiene una historia de relaciones e intercambios con China hace ya muchos años, como también los tiene la UTPBA y muchas otras organizaciones que integran nuestra organización regional, tienen acuerdos de intercambios y cooperación que han aportado al conocimiento y la capacitación de muchos periodistas y comunicadores.
 
“A lo largo de mi corta y fructífera estadía en Beijing junto a la compañera de UTPBA y FELAP, Leticia Amato, me atravesó el recuerdo de muchos nombres que fueron y son una escuela para el aprendizaje y la capacitación a la hora de enfrentar esta gran tarea “de organizar la verdad dispersa frente a la mentira organizada”. Un desafío,  que está asociado  por estos días y más que nunca a la idea de que no habrá democracia informativa sin democracia económica. Y sí, es difícil, pero hoy, como dije recientemente en una asamblea de la UTPBA, hoy la creatividad, la invención tiene un enorme potencial político.
 
“Hay que reinventarse como organización, volver a preguntarse qué organización necesitamos para esta etapa. Medir justamente esa potencia que nos brindan las ideas, que surgen de una lógica de análisis de la realidad. Debemos saber de qué realidad estamos hablando para transformarla. No son meras palabras. Esa herencia que nos dejaron y que nos siguen dando otros generosamente en el plano del conocimiento, donde se suma esta oportuna y estratégica propuesta de la Asociación de Periodistas de Toda China es la base que me impulsa a asumir esta responsabilidad. Espero estar a la altura de este desafío que es colectivo. Y en particular, la FELAP tiene un status dentro de los Estatutos de la nueva Plataforma- junto a otras asociaciones regionales de Asia y África- desde el cual sea mediante acuerdos bilaterales de cada una de las organizaciones que la integran o  como organización regional trabajará en pos de la cooperación y el intercambio hacia su interior y desde su dirección hacia al conjunto de la plataforma así lo sostuvo en  la reunión de Beijing,  su Secretario General, Nelson del Castillo, quien fue vocero de esta voluntad”.
 
-Encabeza un presídium constituido por la Asociación Nacional de Periodistas de Toda China, la Unión de Periodistas de Rusia, la Unión de Periodistas de Kazajistán, la Asociación de Periodistas de Indonesia y la Unión de Periodistas de Nigeria. ¿Cómo piensa que podrá articularse su trabajo ya que cada uno representa realidades socio-político-económicas diferentes?
 
-Justamente, respetando estas realidades y sus tiempos que por su complejidad pueden verse limitadas o no a la cooperación o al intercambio, más allá de la voluntad expresada por todos los delegados en el Foro donde se lanza la flamante plataforma. Creo que en el camino encontraremos modos organizativos que allanaran dificultades de coordinación u obstáculos que puedan plantearse. Aún no se produjo la primera reunión del Presídium, aparentemente tendrá lugar antes de fin de año. Este tema, el que planteas estará con seguridad presente y contará con la voluntad y la decisión del conjunto para llevar adelante la iniciativa, para empezar a dar los primeros pasos colectivos.
 
“La Asociación de Periodistas de Toda China tiene una enorme experiencia en articular relaciones con sentido estratégico con la mayoría de las organizaciones de periodistas de distintos continentes. Lograr que en cada país, la plataforma de organizaciones internacionales de periodistas cobre densidad como Política de Estado no es una tarea menor. La RCA Popular China, inscribe esta iniciativa en el conjunto de las políticas de estado que está llevando adelante por fuera de sus fronteras. Y esto le da solidez y un sentido de permanencia que no debería estar sujeto a los vaivenes políticos- a nivel de gobiernos- que por ejemplo, atravesamos en Latinoamérica o en algunos países de Asia o África.
 
“Una iniciativa de este tipo, por su magnitud, su alcance, su pretensión, sus valores universales, el respeto al destino que decida el pueblo, la ciudadanía en cada país, le otorga un estatus que se percibió en su nacimiento con la presencia de muchos funcionarios del estado chino. Del mismo modo, estoy segura, porque hubo propuestas en el plenario que se realizó y que presidí, tras mi nombramiento, habrá otras iniciativas que ya se están pensando para darle a esta nueva organización una dinámica importante. Mientras tanto, valoramos, te repito, la oportunidad de la iniciativa y reivindicamos la nunca bien dicha frase “paciencia china”, que parece conformar una excelente ecuación para llegar a buen puerto.
 
“Sí,  hay que decir que se impulsa  una plataforma digital multimediática, porque si hablamos de cooperación, también, como lo planteo la UTPBA en el Foro, a través de la compañera Amato, también hablamos de coproducción de contenidos audiovisualesy este aspecto ha sido considerado y  respaldado con la creación de este espacio que también se pretende multilinguistico.
 
-¿Qué valoración puede hacer sobre las funciones ejecutivas de la Asociación de Periodistas de Toda China en el nuevo conglomerado?
 
-Confío enormemente en la eficiencia, en la forma de ejecutar proyectos. China y sus organizaciones  han demostrado al mundo como un país, casi continente, puede desarrollarse y  alcanzar objetivos que eran impensados hace unos años atrás. Decir que China sacó de la pobreza a casi 800 millones de habitantes de su país, es una cifra que ya la brinda Naciones Unidas. Observar el crecimiento de una clase media de alto consumo, es otro logro. Ver como el desarrollo tecnológico no es una copia, si no el producto del desarrollo genuino de un país que hace años atrás tomó la decisión de desarrollarse cuidando el medio ambiente, favoreciendo la salud, la educación…no es cuento chino.
 
“China tiene un estado que planifica estratégicamente.  La Asociación de Periodistas de Toda China no escapa a esta lógica. Hoy China  se posiciona  como una potencia, sin que esto implique políticas guerreristas o imponerle condiciones a ningún país u organización, sea de la índole que sea”.
 
-Resulta obvio que esta iniciativa desafiará, como usted dijera en reciente entrevista, a “los dueños de la información mundial, con sus manipulaciones y arbitrariedades editoriales”. ¿Están preparados para ello? La primera reacción de esa minoría superpoderosa ha sido el silencio, la omisión, pero no siempre será así.
 
-Si claro los dueños de la información mundial se verán afectados por esta iniciativa. Sin embargo, si la comprendieran mejor deberían recrear un poco más sus viejos pensamientos. Hoy también a todos ellos los alcanza la globalización, pero la globalización también es interpelada por identidades que persisten y que muchas veces perforan la homogeneidad cultural. Como lo hace la medicina tradicional china al mirar el cuerpo humano con integralidad, al mundo hay que verlo como un todo, con su multipolaridad, con su diversidad. Ningún empresario hoy debería desconocer, por ejemplo, la cultura china y sus valores, le resultaría útil para sus intereses. El mundo no lo creo EEUU. No hay ninguna teoría científica que nos diga que occidente es el único modelo de mundo en el que debemos vivir. Si los chinos llegaron a fotografiar por primera vez en la historia la otra cara de la luna, la que está oculta, por qué razón una parte del mundo se niega a ver la otra parte de ese mundo.
 
-Ser “vehículos para la verdad en nombre de los pueblos” más que una bella divisa que asume la BRJN constituye una meta. ¿Expectativas para alcanzarla?
 
-Creo en la potencialidad que tiene la bella idea de construir nuestra verdad. A veces, hay circunstancias, posibilidades que nos da la historia…de hacer mucho más masiva y globalizada nuestra verdad. Si llegáramos a cumplir este objetivo, es que todas las luchas de los pueblos  a lo largo de la historia se conjugaron en un hito a favor de las mayorías. Y esto son palabras mayores. Aunque no imposible.
 
-Hable someramente sobre la organización nacional que preside, la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires. Por los años que conozco a su directiva y membresía sé que no cejarán, en las nuevas condiciones locales y regionales, en enfrentar y vencer el nuevo gran desafío.
 
-Alguna vez escuché de parte de Juan Carlos Camaño, Presidente de Felap e integrante de la Directiva de la UTPBA una definición tomada de su jerga deportiva. “Nosotros somos nadadores de largo aliento.” Siempre nos hemos definido como una organización autónoma, no independiente. Participamos de un modo de entender el mundo, nuestro país, el gremio de prensa. No somos furgón de cola de ningún proyecto, somos la máquina, el motor de nuestro proyecto y no sumamos a nadie para que quede como furgón de cola de nuestro proyecto, dado que quienes participan son parte activa de nuestras iniciativas.
 
“La UTPBA ha trabajado mucho en el plano teórico y práctico para estar a la altura de los cambios que se avecinaron en el mundo. Nunca hemos descuidado en lo particular corporativo nuestras responsabilidades, pero constantemente observamos y nos interrogamos respecto qué organización necesitan los trabajadores para cada etapa. También hemos profundizado en los nuevos aspectos que caracterizan el proceso de subjetivación de las sociedades porque sabemos que ahí se da la principal batalla. Como periodistas no somos ajenos a las transformaciones que atraviesan a poblaciones enteras y que explican muchas veces ciertos retrocesos en la historia de lucha de los pueblos. Lo hemos vivido y lo estamos viviendo en Latinoamérica, en Europa, en muchos países de Asia.
 
“A veces, es necesario pensar en la oscuridad, aunque algunos crean que estamos en la sociedad de la transparencia y volver a explicar, aunque sea recurrente, que los problemas que enfrentamos los periodistas y los comunicadores tienen origen en las sociedades en las que vivimos. Sabemos que el capitalismo mercantilista transita hacia el capitalismo cognitivo, pero, subrayo, sigue siendo la acumulación económica financiera del capital la que dicta las reglas del juego, donde el recurso clave para la apropiación son los datos. Este concepto también fue expresado en mi intervención en el Foro de Beijing.
 
“Las  nuevas generaciones, como señalan muchos estudiosos, son post-alfabéticas,  han pasado de la dimensión secuencial de la comunicación escrita a la  de la comunicación video electrónica y  conectiva de las  redes. Esta realidad, nos debería orientar a buscar alternativas simbólicas con capacidad de producir cambios en el imaginario social. En esa línea estamos trabajando, la UTPBA y la FELAP con un proyecto que está en una primera fase de difusión, que se llama CONTACTA LATINOAMERICA y que antes de toda propuesta de transformación  (o para su transformación social, cultural, política) te muestra el mundo en el que estamos, cómo es percibido por distintas generaciones, fundamentalmente los jóvenes, las generaciones post alfabéticas.  Porque, justamente  es hora de no dar por clausurado o muerto el pensamiento crítico y si a la transformación de nuestras sociedades aspiramos, es bueno conocerlas en profundidad para contestarnos la pregunta del millón: Cómo se construye hegemonía cultural genuina que sostenga una idea de transformación a favor de las personas, de los seres humanos. En eso estamos siempre yendo de lo particular a lo general y viceversa. Sustentamos una visión integral para llevar adelante nuestra tarea.
 
 (*) José Dos Santos. Periodista cubano. Licenciado en Ciencias Políticas. Comenzó su vida periodística en 1969 en la agencia Prensa Latina. Ocupó diversas responsabilidades en esa agencia noticiosa, entre ellas corresponsal jefe en la RDA y la RFA.
Fue Vicepresidente para la Información (1984-1993). Dio cobertura, como enviado especial, a acontecimientos internacionales, entre ellos visitas de Fidel Castro a Ecuador, Venezuela, Brasil y la URSS y Cumbres Iberoamericanas y de Países No Alineados. Fue profesor auxiliar de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de la Habana. (La Habana, 1947)