ORQUESTAS Y COROS QUIEREN SEGUIR TOCANDO

Agencia La Oreja Que Piensa. Por Oscar Peretto (*)
El Programa de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles para el Bicentenario, creado y promovido desde el año 2007 por el ministerio de cultura de la Nación y coordinado por el Maestro y pianista  Claudio Espector  dirigido a niños, niñas y jóvenes asistentes  a escuelas ubicadas en zonas de vulnerabilidad social de diversas jurisdicciones del país.
El modelo colectivo de enseñanza musical surge como una herramienta que ofrece  vincular  la escuela a los jóvenes que se encuentran fuera del sistema educativo. En este sentido, su propósito es mejorar el acceso a bienes y servicios culturales; tender puentes hacia la reinserción de los jóvenes en la escuela; colaborar con la retención escolar; y estimular el contacto y el disfrute de la música.
En el caso de la UNGS logra  que los adolescentes se apropien  del espacio universitario y no vieran como un imposible el inicio de carreras de grado.
Para dar cumplimiento a los objetivos del Programa se promueve la enseñanza musical de niños, niñas y jóvenes que integraban orquestas y coros; se organizan jornadas de capacitación jurisdiccional, nacional e internacional para el personal docente; se generaron espacios de intercambio de experiencias y se transfirieron recursos financieros para el mantenimiento de los instrumentos musicales y la adquisición de elementos accesorios.
Cabe destacar que los instrumentos suministrados  permanecen en poder de los alumnos mediante la firma de un comodato con sus padres.
 
Las dos orquestas que coordinaba la UNGS comenzaron a funcionar en noviembre del año 2014. Una con sede en el Centro Cultural UNGS, San Miguel y  otra en el Nacional de Bella Vista, más conocido como el mercadito. En enero siguiente se fundaron los dos coros, el infantil con sede en el barrio Barrufaldi de Bella Vista y el juvenil en San Miguel Oeste. 
Los docentes, niños y adolescentes  de estas formaciones se sumaban a un universo de 25.0000 chicos y 2.500 docentes integrantes del programa en todo el país que sumaba en todo el territorio nacional más de 180 orquestas y 165 coros. 
Este método de enseñanza incluía dos clases de instrumentos, dos de lenguaje musical y dos ensayos orquestales semanales, en forma gratuita,   sistema altamente motivador, ya que los chicos ingresaban con lo aprendido en la semana al ensayo orquestal y no debían esperar largos meses de formación para ensamblar con otros músicos.
Este proceso formativo  desarrollaba  un vínculo de solidaridad y trabajo grupal que era palpable en todos los momentos de convivencia.
 
Desde la asunción del gobierno actual este programa fue  descentralizado, algunas orquestas se municipalizaron y otras se provincializaron.
En el caso de las orquestas y coros de la UNGS permanecieron en la órbita Nacional, pero sometidas a un proceso de desarme  y desgaste que comenzó desde el Ministerio de Educación y deportes de la Nación, con   la decisión de no reconocer a los docentes   la paritaria 2016,  el envío de las partidas presupuestarias fuera de los términos de pago, la suspensión de las capacitaciones y la pérdida de una guía pedagógica centralizada.
A pesar de las protestas y conciertos de concientización la situación de las orquestas y coros fue invisibilidad por los medios  y el proceso de deterioro fue creciendo al punto de llegar al cierre de algunos  emprendimientos  y otros  forzados a funcionar con  menor cantidad de profesores y horas de clases, retiro de instrumentos por los municipios.
Se suma a esta situación la deuda salarial que en algunos casos es de hasta 10 meses.
Las Orquestas y coros UNGS, dejaron de recibir partidas presupuestarias en el mes de mayo del 2016, pudieron funcionar normalmente hasta fin de ese año gracias a  que la universidad se hizo cargo de los salarios y les reconoció a sus docentes un aumento salarial.
Comenzado el 2017 ya no pudo hacerse cargo de esa erogación y lamentablemente las 4 formaciones están con el trabajo suspendido desde enero de este año. 
24 docentes y 300 niños y adolescentes continúan esperando y luchando por su derecho de estudiar, el acceso a bienes culturales, a trabajar y enseñar.
Al día de la fecha todavía no fue repuesta la erogación hecha por la institución el año pasado y  aun no hay noticias en firme. Las orquestas y coros del bicentenario de la UNGS quieren seguir sonando.
Digno de destacar: El equipo de docentes  se bancaron varios meses sin cobrar su sueldo y le pusieron el pecho a esta  situación.  También el  apoyo de los padres de los integrantes de las formaciones, que han sido sostén en momentos muy difíciles.
(*) Docente. Músico. Comunicador social.