NIÑOS DEL BANDO VENCIDO

Agencia La Oreja Que Piensa. Por Ohuanta Salazar (*)
 
Los niños que nacimos en el bando vencido
del lado vencido del mundo
necesitamos una tía María Rosa
que se tome muy en serio la alegría
porque los padres del bando vencido
están ocupados defendiendo la tristeza
la tristeza de este bando
siempre tiene razón
 
Pero los niños del bando vencido
del lado vencido del mundo
también queremos armar trincheras
aunque nunca podamos repetir esa palabra
ni en el colegio
y saber dónde queda ese lugar exilio
aunque nunca nunca podamos repetir esa palabra
ni en la plaza
o qué magia hizo desaparecer al tío desaparecido
aunque nunca nunca remil nunca podamos repetir esa palabra
ni a los vecinos
 
Cuando los niños del bando vencido
del lado vencido del mundo
crecemos entre estos adultos tristes del bando triste
del lado triste del mundo
requetenecesitamos una tía María Rosa 
que nos enseñe a guardar esas palabras tristes
que no hay que repetir nunca nunca re mil nunca
en el fondo triste del lado triste del canasto de los juguetes
y nos lleve en los días soleados
a chupar cañas de azúcar y a comer uvas mato sin lavar
aunque comer frutas sin lavar esté prohibido
y en los días lluviosos
a escondernos en trincheras de almohadas 
y a cantar palabras contentas de María Elena
                   aunque también estén prohibidas
 
Todos los niños que nacimos en el bando vencido
del lado vencido del mundo
requetemilnecesitamos una tía María Rosa
para nunca nunca remil nunca tener miedo
a la oscuridad
ni a las palabras
ni en el colegio ni en la plaza ni con los vecinos
para ser por un rato niños del bando feliz
del lado feliz de la tristeza del mundo.
 
(*) Ohuanta Salazar nació en San Miguel de Tucumán en 1975. Pasó su adolescencia en San Salvador de Jujuy luego cursó sus estudios Universitarios en la carrera de Bioingeniería en Entre Ríos, actualmente reside en Pilar (Bs. As). Publicó su primer libro PATIOS DE OBANTA (relatos) en 2017 y el segundo libro LA REVANCHA DE MIS PEDAZOS en 2018.