LIBERTAD

Agencia La Oreja Que Piensa. Por Lucas Quintana (*)
 
Aunque un día me dejen
 
a un lado tirada
 
y aplasten mi cuerpo
 
con armas pesadas
 
 
 
Aunque un día me borren
 
de todos los libros
 
y sea mi nombre
 
prohibida palabra
 
 
 
Yo estaré vigente
 
aun en la nada
 
Viviré escondida
 
en las buenas almas
 
 
 
Como el sol que duerme
 
tras el horizonte
 
y vuelve con fuerzas
 
al llegar el alba
 
 
 
Estaré en los gestos
 
Y en cada mirada
 
Aunque el miedo cunda
 
no seré olvidada
 
 
 
Aunque maten a todos
 
los hombres del mundo
 
Quedare esperando
 
Flotando en el aire
 
 
 
Y estaré de nuevo
 
metida en la sangre
 
y en cada palabra
 
del niño que nace
 
 
 
Porque soy el pan
 
Y también la vida
 
Porque soy la lucha
 
por las causas justas
 
 
 
Tratan de acallarme
 
truncándolo todo
 
Aun, el pensamiento
 
 
 
Mil veces me matan
 
Mil veces regreso
 
SOY LA LIBERTAD
 
Solo a ti me debo.

 

(*)  Mi nombre es Lucas Quintana. En 1966 comencé a aprender el oficio de carpintero y también a escribir los primeros versos o poesías y nunca deje de hacerlo.

Mientras trabajaba dejaba volar la imaginación y escribía en algún pedazo de madera o terciado, al terminar la jornada lo pasaba a papel y una vez en casa al cuaderno, sistema que me daba la posibilidad de corregir ya que casi todo lo escribía tres veces.

Edite mi pequeño primer libro hace un año, lleva por título “A quien le quepa el sayo” un compilado de poesías escritas hace tiempo y otras hace poco, pero la temática toda es de gran actualidad.

En estos días estoy terminando un nuevo libro que es autobiográfico, donde hay raras coincidencias y cosas que valen la pena ser contadas.

Sueño que en mi barrio se abran centros culturales y bibliotecas populares, no es lo mismo que los chicos o jóvenes lean un texto bajado de internet que palpar y oler el papel, apreciar el trabajo de encuadernado, la ilustración, diseño de tapa o tipo de letra o que de vez en cuando algún escritor de la zona u otro lugar se preste a una charla con los vecinos, sería un intercambio muy interesante y debería ser fomentado por las instituciones.