“EL SUEÑO, EL AMOR Y LA BÚSQUEDA POR LA JUSTICIA ES POSIBLE…”

 

Agencia La Oreja Que Piensa. Por Alberto Borda. 
El profesor de lengua y literatura portuguesa Ari Meneghini Dos Santos (RS-Brasil,  1971) siente en la piel  emociones cuando representa a Don Quijote de la Mancha, ese ingenioso Hidalgo que se convirtió en un paradigma de enorme vigencia literaria.
En este encuentro con la agencia La Oreja Que Piensa, Ari nos habla de su trabajo como director y actor, y de un oficio apasionante…contador de cuentos.
 
- Cómo surge el grupo  de Teatro “Los Quijotescos” del cual sos el director?
-El grupo nació en la ciudad de Novo Hamburgo, cerca de Porto Alegre.  Allí montamos la obra Don Quijote en el año 2010 junto a otros compañeros. Recuerdo que la primera presentación ocurrió en forma de teatro callejero en Calçadão (calle cerrada para autos) ubicado en Centro de Novo Hamburgo.
Muy cerca de allí, en São Leopoldo el grupo tomó nueva forma, a partir de alianzas con otros actores que se fueron sumando, profesores y músicos con  la  intención de transformar el mundo a través del arte.
Hoy somos diez personas: yo soy director y actor; Cátia Cylene, mi compañera, es productora y periodista;  sonidista Jones Bellotto, los otros actores: Elen Simone, Vitor Zen, Nico Doria, Tita Burtet, Vinicius Vilela, Luis Mário e Luciano Pinheiro.
 
-Cuál es el  repertorio  que eligen?
- El grupo tiene como repertorio piezas adaptadas de libros de la literatura brasileña y mundial, tales como Don Quijote de La Mancha, de Miguel de Cervantes; Un cuento de Navidad, de Charles Dickens; El cuento de la isla desconocida, de José Saramago; El ruiseñor y el emperador de China, de Hans Christian Andersen;  Fantoches, de Erico Verisimo; Cuentos de Machado de Assis; Memorias de Emilia, de Monteiro Lobato; El Lobo Culto, de Beck Bloom y Pascal Biet.
En este momento trabajamos un nuevo montaje de  la obra El Principito, de Antóine de Saint Exupéry.
 
- Porque  incorporar en tu trabajo profesional a un hidalgo pobre?
-Las  ganas de llevar al público la obra singular de Cervantes y promover una reflexión… Que el sueño, el amor, la búsqueda  por justicia es posible.
Como actor sentir en la piel las emociones del caballero andante, poner toda la energía en mi cuerpo, cambiando con el público las emociones…
 
-Por lo visto te sigue emocionando leer al Quijote…
-Sí. Sigo muy  emocionado leyendo al Quijote. Es impresionante  la experiencia que tengo al leerlo. A cada relectura, o nueva escena de la obra, yo redescubro el libro y renuevo la experiencia que es única y que jamás se repite.
Además…yo creo que me parezco un poco con el hidalgo en los sueños, en la sed de libertad, en querer ser otro,  como él se torna cuando cambia para Quijote. Los sueños y las utopías, las ganas de ayudar las personas, la solidaridad…
 
-vos crees realmente que de tanto leer novelas de caballería enloqueció   el personaje principal Alonso Quijano alias don quijote?
-No, no creo, pues no es posible leer mucho y así volverse loco. Pero leer e imaginar son las principales puertas para el conocimiento. Y mucho conocimiento ha adquirido el Alonso Quijano.  La locura de él es una estrategia de Cervantes para la literatura de la época para poner al hidalgo rural a una libertad de ser otro, a atreverse a luchar contra su tiempo y restablecer el orden de la caballería andante, poniéndose a su servicio totalmente de cuerpo y alma.
 
- Además de dirigir  un equipo de actores, aparece tu oficio  de contador de cuentos para chicos….
- Sí. Me gustan los cuentacuentos. Recuerdo a  mis hermanas mayores que le gustaban leer para mí.
Es que leer para otros me deja una experiencia increíble! Poner entonaciones de voz, expresión, jugar con ellos…
Los chicos participan de juego y fingen y también creen en la invención adentrando en la imaginación, es un cambio para viajar juntos en mundos diversos con geografías y dimensiones inusitadas. Es un universo paralelo en que todos se creen estar. Pero tienen que creer y se lanzan en ese otro mundo. El mundo de la imaginación. No tengo palabras… Me encanta!
 
-Como vivís esta momento como trabajador de la cultura, la falta de presupuesto y un estado que mira para otro lado…
-Me gusta muchísimo trabajar en cultura, pero…sí, me gustaría tener más oportunidades de apoyo y  llevar  mi arte a más personas.
Hoy, con el avance neoliberal, los incentivos financieros están en baja. Cada vez que algún proyecto se va terminando, el gobierno no apuesta más en cultura.
Nuestro grupo siempre tuvo una posición independiente. El trabajo y la fuerza del arte están por arriba de posiciones políticas y defensas institucionales.
El Estado no  puede olvidar que tiene una responsabilidad inmensa en la sociedad. Es una forma de promover reflexiones, de llevar asuntos que no están en pauta, de llevar cuestiones que aún son tabús para las personas en general.
 
-Cómo  viven  lo que  sucede al pueblo brasilero, digo por la situación de Lula  y la avanzada neoliberal?
Sobre Lula, nos lastima…. Pues,  él significa todo lo contrario de lo que estamos viviendo en el ámbito de la cultura.
En su gobierno había más posibilidades de aporte financiero del país para todas las formas de arte, incluso para las artes escénicas. Con  la libertad de expresión, está se está  achicando cada vez más con este proyecto neoliberal.
Muchos derechos  fueron quitados … nos están sacando la iniciativa de manifestarnos, de provocar manifestaciones, de ponernos al revés del sistema. Terrible!!!