EL RICO Y EL POBRE

Agencia La Oreja Que Piensa. Por Fernando Lorenzo.(*)  (ANSA)
 
River Plate y Central Córdoba de Santiago del Estero animarán hoy una nueva final de la Copa Argentina, que suele deparar algunas sorpresas cuando se enfrentan los más poderosos con los más débiles.
   
El choque entre "el rico y el pobre" parece resumir en clave futbolera la grieta que resulta casi imposible de superar en un país que acaba de renovar autoridades y anticipa vientos de cambio más favorables para los más desprotegidos y postergados. El "millonario" de Marcelo Gallardo, que obviamente ocupa el papel del "rico" en esta historia, llega como favorito a repetir la corona que alzó por primera vez en el torneo en 2015-16 y que repitió un año más tarde. El "Ferroviario", apodo con que se conoce al equipo entrenado por Gustavo Coleoni, intentará completar los festejos en su centenario de vida con un título y podría lograrlo si gana este partido.
   
El estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, unos 1.100 kilómetros al oeste de Buenos Aires, albergará por tercera vez la final de la Copa Argentina, en la que River festejó corona en 2016 venciendo a Atlético Tucumán en esta misma ciudad.
   
Un año antes lo hizo en el estadio Mario Kempes, de la central provincia de Córdoba frente a Rosario Central, que después de tres finales perdidas pudo sacarse la espina el año pasado al derrotar a Gimnasia y Esgrima La Plata por penales.
   
Pedro Troglio entrenaba por entonces al "Lobo" que hoy entrena Diego Maradona y que en semifinales había eliminado también desde los 12 pasos a River Plate tras igualar 2-2 al cabo de los 90 minutos.
   
Al mando de Gallardo, el "millonario" sólo perdió cuatro finales, la primera de las cuales frente a Huracán por la Supercopa Argentina de 2014 y la última ante Flamengo en Lima en la Copa Libertadores de este año.
   
Con el "Muñeco" como entrenador, River se impuso en las diez restantes, incluidas las de Copa Libertadores 2015 frente al mexicano Tigres y la de 2018 ante Boca Jrs, el rival de toda la vida, en Madrid.
   
Mañana, el "millonario" irá por una nueva corona que sane la herida de la derrota agónica frente al "Mengao" brasileño ante un rival que por tercera vez en su historia es uno de los animadores del campeonato de primera división local.
   
Atrás quedaron sus participaciones en los por entonces Campeonatos Nacionales de 1967 y 1971 y hoy Central Córdoba disputa la Superliga en su regreso a la elite del fútbol argentino.
   
Decimoctavo marcha en el certamen el equipo de Coleoni, que sumó algunos triunfos resonantes, como el 4-1 en campo de San Lorenzo que comenzó a precipitar la salida de Juan Antonio Pizzi como DT "azulgrana" algunas fechas más tarde.
   
River está quinto en el campeonato a tres puntos del líder Argentinos Jrs tras perder injustamente con San Lorenzo en la decimosexta jornada en el estadio Monumental, que festejó pese a todo el aniversario de aquel triunfo ante Boca en Madrid.
   
Ese mismo domingo el "xeneize", escolta a un punto, cerraba el ciclo de Gustavo Alfaro como entrenador con derrota en campo de Rosario Central en una jornada en la que celebró elecciones que pusieron fin a 24 años de hegemonía oficialista.
   
Con nuevas autoridades, el club más popular de Argentina celebra hoy fuera de la "Bombonera" un nuevo "Día Mundial del Hincha de Boca", que coincide con el día 12 del mes 12 en alusión a "La 12", su temible barra brava. Mientras tanto, River busca festejar una nueva consagración en Copa Argentina, torneo en el que los equipos más humildes suelen dar la sorpresa frente a los más poderosos, aunque nunca lograron hasta ahora refrendarlo con un título.
   
Ese es el sueño que persigue Central Córdoba, que cuenta con un presupuesto infintamente inferior al de River (unos 95 millones de dólares contra apenas 3,5 millones de la misma moneda que maneja el equipo de Santiago del Estero).
    Cifras que no opacan la ilusión del equipo que representa a una de las provincias más pobres del país frente a un rival procedente del distrito más rico de Argentina, a pesar de las desigualdades que también alberga.
   
El campeón del torneo se hará acreedor a un premio cercano a los 100.000 dólares, cifra que podría resultar irrisoria para las arcas del "millonario", pero para nada despreciable para los jugadores de Central Córdoba. El campeón de la Copa Argentina se asegurará un pasaje directo a la fase de grupos de la próxima Copa Libertadores, torneo que el equipo santiagueño jamás disputó y en el que River sufrió su más reciente revés por culpa de Flamengo. La ausencia por lesión del colombiano Juan Fernando Quintero es la principal novedad en River, mientras que en Central Córdoba la baja pasa por Facundo Melivilo, quien decidió no acompañar al plantel al enterarse que no sería titular.
   
Situación que no opaca el histórico momento del equipo de Coleoni, que en la tierra del buen vino buscará "embriagarse" de gloria ante un "millonario" que intentará cerrar aquella herida con Flamengo para despedir el año del mejor modo.
   
Para llegar a la final, River venció con esfuerzo a Almagro y a Estudiantes de Buenos Aires, dos equipos que militan en la segunda división, a los que derrotó por 2-0 en cuartos de final y en semifinales, respectivamente.
   
En esos antecedentes se sustenta la esperanza de Central Córdoba de dar la gran sorpresa mañana a partir de las 21.10 (0.10 GMT) para refrendar que también "la clase obrera va al paraíso", como el recordado filme de Elio Petri de 1971.
    (ANSA).
(*) Periodista.
  
 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. © COPYRIGHT ANSA