EL PULGA

Agencia La Oreja Que Piensa. Por Héctor Corti (*)
El Pulga es como la sombra que se presiente. Va y viene. De acá para allá. Inquieto, vivaz, saltarín. Está acostumbrado a que lo ignoren. A que lo miren de reojo. Que le desconfíen. A veces trata de pasar desapercibido. Se mimetiza. Y otras se hace sentir. Asusta. Desafía a esas personas ocupadas que caminan preocupadas. Le disputa la pertenencia a un mundo que no es suyo. Pero que se lo apropia. Aunque no sepa nada de derechos. Y lo haga por puro capricho. O por intuición.   
 
El Pulga es morocho. Sus ojos son negros y brillantes. El pelo revuelto, rebelde, le cae en la cara en forma de flequillo desprolijo. La edad es indescifrable. El cuerpo menudo propone un acertijo de posibilidades. Puede tener 10, 12 ó 15 años. Es lo mismo. A nadie le importa. Ni siquiera a él, que no se acuerda cuando nació.
 
El Pulga tiene una historia. Semejante a muchas otras. Historia de pibe de la calle que borra el pasado y se construye día a día. Historia que no incluye cuatro comidas al día, una pelota en forma de regalo, jugar bajo el sol de una plaza, un árbol de Navidad, poner los zapatos para Reyes, una fiesta de cumpleaños, el guardapolvo blanco del primer día de clase, las caricias de los abuelos o un beso mamá de buenas noches.
 
El Pulga conoce el territorio. Tiene su espacio. Lo marcó como los perros callejeros. Se lo ganó y lo defiende. A veces solo. Otras en banda. Endurecido. Porque siempre está en disputa. Es la ley de la calle. La supremacía del más fuerte. Es lo primero que aprendió cuando bajó del tren. Sin libros ni cuadernos. Apenas fue una lección de autodidacta necesitado. Y se graduó enseguida.
 
El Pulga es hábil y rápido. Movedizo. Arriesgado. Está atento mientras deambula como al descuido. Sabe esperar. Tiene paciencia. Como un cazador detrás de su presa. Y la ve venir. Es de las que caminan sin mirar como si tuvieran un radar para esquivar obstáculos. Va concentrada en los pulgares veloces y ágiles que contestan varios whatsapp al mismo tiempo.
 
Él la mide. Y pega el salto justo y rápido. El manotazo es limpio y seguro. El celular ya está en su poder. Y ella queda sorprendida. Sin reacción. Entonces él hace lo otro que sabe hacer muy bien. No se desespera ni corre. Se mimetiza. Se mezcla entre la gente. Se hace sombra. Nadie lo ve. Desaparece.
 
El Pulga sobrevive como sea. Es la única manera que conoce. Como sea también implica alejarse del territorio. Incursionar zonas conocidas en el que no es conocido. Es el líder de la bandita que sale a chorear. Algunos lo llaman “piraña” y él se ríe. Elige un kiosco, un supermercado chino, una panadería. Lo que venga, pero con código. Sin armas. Usando la sorpresa. Uno hace de campana, dos pibes distraen y agarran lo que pueden. Él salta a la caja, manotea lo que hay y disparan rápido. Desaparecen por un tiempo.
 
El Pulga piensa y organiza. Aunque es chico tiene pasta de líder y la hace sentir. Protege y enseña a los más nuevos. Trasmite las reglas y se impone a la hora del reparto para que cada uno reciba su parte. Comida, birra, fasos, pastillas, falopa o bolsitas con poxiran, lo que consiga, son parte del menú indispensable. Sobre todo para pasar las noches bajo cero en la que aumenta el riesgo de quedarse duro por la merca o por el frío.
 
El Pulga está invicto. La cana lo agarró un par de veces pero fue al principio, cuando era un gil. Como era menor, a lo sumo un día por vagancia y afuera. Su cara de poca cosa no daba ni para que le propongan afanar para ellos. Ahora es distinto, hay un par de ratis que lo tienen en la mira. El se escabulle, pero no sabe por cuánto tiempo la suerte seguirá de su lado.
 
El Pulga anda atento y se cuida. Ve a la nena. Es chiquita y está sola. Parece abandonada. Como él. Una más de la familia. Ella llora. Él se acerca. Despacio. No quiere asustarla. Le acaricia la cabeza. Tiene el pelo finito, un poco sucio, pero suave. Se sienta al lado. Trata de calmarla. No puede. Está angustiada. Con la cara enrojecida. Y algún moco pegado debajo de su nariz. Ve los pedazos en el piso. Son las partes de lo que fue una muñeca. Los junta y los acomoda en el piso. Como si fuera un rompecabezas. Saca de la mochila pegamento. Con paciencia y destreza empieza el trabajo. Une la cabeza al cuerpo. Después hace lo mismo con los brazos y las piernas. Le lleva un rato, pero lo consigue. Se la da. Le cambia las lágrimas por una sonrisa. Y sigue su camino.
 
(*) Periodista. Integrantes del taller de escritura "Mostrando la hilacha"(Taller de Escritura y Lectura para adultos). Tuvo su inicio en 1994 en la Escuela de Educación Estética Nº 1 "Lucina Álvarez", Sargento Cabral 31, Ramos Mejía, en el distrito bonaerense de La Matanza, Argentina. Quienes participamos en esta actividad que dirige la profesora Liliana Leiva (ex maestra, ex profesora y que fue directora del establecimiento hasta el 1/5/19) queremos compartir nuestros trabajos de creación literaria con los seguidores y los ocasionales visitantes a este blog.
Desde marzo de 2019 este taller ya no pudo funcionar más en la E.E.E N°1 “Lucina Álvarez”, y no por decisión institucional sino por imposición de la gestión de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Hoy sigue con sus actividades en la Central de Trabajadores Argentinos de San Justo, Florencio Varela 2481, San Justo, los miércoles de 18 a 20. La CTA nos ha prestado el espacio para que pueda continuar hasta que logremos regresar a nuestra querida escuela. Se suma este año otro grupo de adultos: el Taller “Les cacatúes sobrevuelan La Matanza”, los viernes de 18 a 20, quienes también publican y comparten sus creaciones literarias en este espacio.