BOCA-RIVER, LA “GRIETA” EN VERSIÓN FÚTBOL

Agencia La Oreja Que Piensa. Por Fernando Lorenzo (*)   
Boca Juniors y River Plate animarán este domingo por la tarde una nueva edición del Superclásico del fútbol argentino, del que estará pendiente todo un país que volverá a "paralizarse" a comienzos de semana.
"Xeneizes" y "millonarios" chocarán en la "Bombonera" con el arbitraje de Mauro Vigliano, acaparando la atención de la sexta fecha de la Superliga argentina que se puso en marcha con dos adelantos el viernes.
El Boca de Guillermo Barros Schelotto marcha tercero en el torneo a tres puntos del líder Racing Club, que manda con 13 unidades y seis por encima del River de Marcelo Gallardo, undécimo en el certamen doméstico.
 
Poco importa cómo llega cada uno a un Superclásico que sólo podrá ser visto en televisión por aquellos que gocen del abono mensual por cable, como en los viejos tiempos que no por viejos siempre fueron buenos.
Lejos parecen los días en que se podía disfrutar en vivo del Fútbol Para Todos, programa que el actual gobierno prometía mantener antes de asumir el poder hace casi tres años, pero que finalmente terminó erradicando, como otras promesas.
 
¿Cuántos hospitales se podrían construir o remodelar con el dinero del Fútbol Para Todos?, se preguntaban los detractores del programa que al menos en ese plano igualaba a ciudadanos de distintos estratos sociales.
  Ninguno desde entonces, responderán algunos al recordar, además, que la mayoría de los hospitales públicos padecen las consecuencias de los recortes presupuestarios que se traducen en falta de insumos, despidos y una atención cada día más precaria.
Cómo esperar algo distinto si hasta el Ministerio de Salud fue "degradado" para convertirse en secretaría. Idéntico destino corrieron otras 12 de las 22 carteras, incluida la laboral, en un intento por reducir drásticamente el déficit fiscal.
 
Lo reclama el Fondo Monetario Internacional (FMI) para adelantar préstamos correspondientes a 2019 a modo de salvataje de una economía azotada por una inflación galopante y un dólar que se tomó un breve respiro tras alcanzar niveles históricos.
"Este año tendremos un crecimiento negativo", fue el eufemismo utilizado por el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, al presentar el presupuesto en el Congreso, que incluye impuestos a las ganancias de jubilados, pero no de jueces.
Presupuesto cuya aprobación el gobierno considera vital mientras se anuncian nuevas y fuertes alzas en las tarifas de los servicios públicos que profundizan la gravedad de un cuadro donde el desempleo vuelve a ser alarmante.
 
Los índices oficiales reconocen una desocupación cercana al 10 por ciento (superior a esa cifra incluso en algunas regiones del país), agravando un descontento popular que intentará expresarse en las huelgas convocadas para comienzos de semana.
 
La que impulsa la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), que integra el denominado sindicalismo disidente, se pondrá en marcha el lunes al mediodía y confluirá el martes a primera hora con la anunciada por la Confederación General del Trabajo (CGT).
También en la disputa por la representatividad gremial se percibe la "grieta", aunque a veces el espanto suele unir más que el amor y el presente anticipa más espanto que la felicidad que prometía.
Felices podrán decirse quienes puedan disfrutar mañana del Superclásico, ya sea en cancha o frente a sus televisores, olvidando al menos por un rato la agonía de sobrevivir a un alto costo y a bajo precio. Boca y River volverán a medir fuerzas a días de haber completado sus partidos de ida en cuartos de final de la Copa Libertadores, en la que podrían llegar a cruzarse en una hipotética final.
 
"Para que eso suceda falta mucho camino por recorrer", destacó el DT "millonario", a días del empate sin goles con el también argentino Independiente como visitante, mientras Boca superaba 2-0 de local al brasileño Cruzeiro horas después.
El "xeneize" sacó una buena ventaja de cara a la revancha, pero pagó un precio muy alto pues perdió al arquero Esteban Andrada, quien sufrió una fractura de maxilar y fue operado tras chocar violentamente con Dedé, expulsado por ello.
"Creo que no hubo mala intención del jugador brasileño", destacó hoy Gallardo al desearle "una pronta recuperación" al arquero titular de Boca, que estará en condiciones de volver al ruedo recién en noviembre.
Un gesto el del "Muñeco" como para distender un Superclásico precedido por declaraciones cruzadas entre Lucas Pratto, de River, y Carlos Tévez, quien mañana será titular en Boca Jrs, respecto de cuál de los dos equipos tiene más caracter.
"Nos vemos en unos días", le recordaba el "Apache", bautizado alguna vez como el "Jugador del Pueblo" y quien respalda la gestión de gobierno de auricio Macri, alguna vez presidente de Boca al que seguramente mañana seguirá por TV.
(ANSA).
-(*) Periodista de la agencia Internacional ANSA.